¡Viena fue toda una sorpresa!

marzo 24, 2020

¡Viena fue toda una sorpresa! Puede que mi juicio esté un poco alterado porque fuimos en diciembre y eso en Europa sólo significa una cosa: Mercados Navideños (y vino caliente).
Viena es una elección perfecta para pasar las fiestas “a la Europea”. La ciudad se viste de luces, pistas de hielo, revive las costumbre imperiales de música clásica y clases de Vals, mientras que el mercado navideño (Naschmarkt) se jacta de ser el más grande del Continente.
Pero si no estás planeando tan a largo plazo y querés vivir una Viena sin grados bajo cero te cuento los principales atractivos que tenés que visitar.

Palacio de Schönbrunn

Viena es historia, la que supo ser capital del Imperio Austro-Húngaro vivió sus años de grandeza que sigue influenciando hasta el día de hoy la cultura Austríaca.
El Palacio de Schönbrunn es el equivalente a Versalles, unas cuantas hectáreas más chico. Mandado a construir por el Emperador Maximiliano II en el S.XVI, el palacio alojó desde ese momento hasta su caída a la familia Imperial, la casa de Habsburgo, como casa de verano. De hecho, por el S.XVIII corría por estos patios una niña llamada María Antonieta, que seguro llevó varias ideas estilísticas a París para estar más cerca de casa. Recorrerlo lleva su tiempo, además se pueden visitar sus jardines, de lo que destaca la gran Glorieta. Lo más conveniente es adquirir el Sissi Ticket que además te permite la entrada al Palacio Hofburg y el Museo Sissi.

Palacio Schönbrunn
Glorieta del Palacio Schönbrunn

Palacio de Hofburg

Conocido como “la residencia de invierno”, está ubicada en el centro de la ciudad y alberga hoy una interesante colección de la vajilla y platería Imperial y el Museo Sissi.
Isabel de Baviera, más conocida como “Sissi” es toda una leyenda. El museo repasa su vida, sus gustos por el deporte, la belleza y la estética. Sus largos viajes y su relación distante con las responsabilidades reales, son muestra de una mujer adelantada a su época, que ansiaba la libertad.

Palacio Hofburg
Palacio de Hofburg

Ópera de Viena

La Ópera de Viena es un obligado, no sólo por lo grandioso del edificio sino porque estamos en la cuna de los más destacados autores de la música clásica. Podés hacer un tour por el edificio que cuesta 9€ y demora 45 minutos, es con una guía especializada e incluye los bastidores y la platea. El dato más impresionante es que desde el subsuelo hasta el techo la Ópera tiene una altura equivalente a 16 pisos y una sola obra puede tener diferentes escenografías por temporada, por ende si vas un lunes a ver La Traviata y volvés el miércoles, seguramente te encuentres con otro escenario. Vale la pena sacar las entradas con anticipación si querés estar cómodamente sentado. De lo contrario podés estar 2 horas antes y conseguir entradas para ver la obra de a pie y en este link te cuento el secreto de cómo hicimos nosotros.

Ópera de Viena - Viena fue toda una sorpresa
Vimos il barbiere di Siviglia por 4 Euros cada uno.

Palacio Belvedere

Este palacio fue construido para ser la residencia de verano del Príncipe de Saboya en 1697, hoy es casa de uno de los cuadros más famosos, “El Beso” de Gustav Klimt. Tiene también varias exposiciones de temporada, pero la colección de Klimt es lo que realmente vale la pena. El Palacio se divide en 3 secciones (Upper – Lower – Belvedere 21), si querés ver la obra de Klimt, Monet y Van Gogh, tenés que sacar ticket para el Upper Belvedere.

Comer sus tradiciones

La comida austriaca es una delicia y si te gustan los dulces estas de suerte. Su cocina es una combinación de muchas culturas, derivado del gran imperio que fue el Autro-hungaro. Por eso podemos encontrar los mismos platos que en Polonia, Eslovaquia, República Checa o Hungría. También tiene una influencia Italiana y judía. Pero para esto armé otra nota sobre platos que no te podés perder en Austria. Leela acá.

Escapate a Salzburgo

A dos horas en tren de Viena se encuentra la ciudad de Salzburgo. La tierra de Mozart fue elegida por Lonely Planet como la ciudad para visitar en 2020 por su principal atracción, el “Festival de Música” que reúne a los principales actores de la música clásica del mundo.
Además acá vivió la familia Von Trapp que inspiró la película “The Sound Of Music”. La ciudad fue usada como escenario y hay tours especiales que te llevan a conocer las locaciones de filmación.
El alojamiento fue un sueño porque nos invitó el Sheraton Grand Salzburg, que además de recomendar por sus increíbles vistas y atención, tiene un bar a precios razonables para disfrutar después de una larga jornada.
Recomiendo también adquirir la Salzburg Card, es de las pocas ciudades donde realmente sirve sacar la tarjeta con todos los atractivos. La más rentable es la de 48h que te incluye la subida al Untersberg, el macizo de los Alpes. Y varios atractivos como: la entrada a la residencia y museo de Mozart, la fábrica de cerveza Stiegl , el museo “The Sound of Music” y más. Si te interesa Salzburgo no te pierdas esta nota de nuestras 48h en la ciudad.

Viena fue toda una sorpresa Salzburgo Alpes Austríacos
Salzburgo, al pie del macizo Untersberg de los Alpes.


Escapate también a Eslovaquia

Su capital, Bratislava, queda a 1:30h de Viena. Cada año recibe más visitantes que se interesan por su cultura y hay buenos motivos, sobre todo culinarios. Bratislava es una opción barata para probar las delicias de la región.
Con un día basta para conocer lo más destacado, hacer un free walking tour por la mañana para conocer el centro histórico y mirar el atardecer desde el castillo para completar el día. La mejor opción para comer es The Slovak Pub, un espacio bastante grande donde cada salón cuenta una parte de la historia del país y sus tradiciones. Es común que los restaurantes en Bratislava produzcan su propia cerveza y además cocinen con productos orgánicos de sus huertas. Todo lo que necesita tu paladar. Mirá la nota completa de Eslovaquia.

Visitar el Kunsthistorisches (Museo de historia del arte de Viena)

Confieso, no fui y estuve mal. Pero por algún motivo me enteré tarde de su existencia y hoy creo que fue para mejor, así tengo una excusa (como si la necesitara) para volver a Viena. Eso y porque tengo que volver a usar la tarjeta de la ópera. Cuando lo vi por foto no pude creer tanta belleza y magnitud, la herencia Arquitectónica del imperio. Así que te dejo su Instagram para que lo puedas ver.

Viena no es de las ciudades más baratas de Europa pero con una oferta variada para encontrar tu rango de precios. Si querés saber cómo moverte te dejo este link para que sepas todo lo que tenés que tener en cuenta para moverte y hospedarte en Viena.

Triana

All posts

No Comments

Leave a Reply

×